Flora y fauna

Flora


Sus principales zonas verdes urbanas son el bosque caducifolio de la Alhambra y los jardines como el Generalife, el Parque García Lorca y el Jardín botánico recientemente restaurado. Entre los cármenes con mejores jardines se encuentran el Carmen de los Cipreses, de Acosta, de Nuestra Señora de las Angustias y el de Manuel de Falla.

En los jardines y bosques nazarís, conviven unas 300 especies e híbridos, de más de 90 familias y algo más de 210 géneros, donde predominan arbustos como el arrayán y el boj, utilizados en la formación de setos, así como el ciprés, empleado en paredes y esculturas vegetales. Otras especies que se encuentran, son la rosa, el durillo, el evónimo, la adelfa, el aligustre, el laurel, el naranjo amargo o la hiedra.

Para preservar esta riqueza biológica se está proyectando un banco de germoplasma que recopilará y conservará material biológico de sus especies vegetales más representativas, así como un vivero que gestionará material biológico destinado a la plantación. Ambas iniciativas se acometerán por el Patronato de la Alhambra, en colaboración con la Universidad de Córdoba. Se prevé que el centro comience a funcionar en 2009 y que una vez activo recopilará semillas con interés histórico del conjunto palaciego, y del Generalife, así como de las huertas de los ríos Darro y Genil. Para realizar el proyecto, el Patronato recibirá la colaboración del Banco de Germoplasma Vegetal Andaluz, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, y del Jardín Botánico de Córdoba.

Fauna


Su fauna más significativa es la que tiene el hábitat en la zona de la Alhambra y el Generalife, donde se ha creado con el paso del tiempo un ecosistema artificial que propicia la vida de una importante variedad de especies gracias a los bosques que rodean la fortaleza, los huecos y cavidades de los muros, las estancias oscuras y sombrías y la multitud de fuentes, estanques y aljibes existentes en el lugar. Además de esta zona, tienen una fauna diferenciada el río Darro, Jesús del Valle, el Llano de la Perdiz y el Parque perirubano de la Dehesa del Generalife.

Las aves propias del clima mediterráneo son los principales inquilinos de jardines, almenas y palacios que hay en Granada, especies como el cernícalo primilla, el mirlo común, junto con gorriones, palomas, golondrinas y vencejos, que vuelan en todos sus espacios verdes. La curruca capirotada, es una de las aves dominante en los bosques de La Alhambra, así como el chochín, que aprovecha las especiales condiciones microclimáticas de las arboledas y por último, también el petirrojo, un pájaro que está distribuido por toda Europa. Las palomas, se han adueñado de muchos de los espacios edificados, principalmente edificios históricos, llegando a representar un problema para la conservación de estructuras arquitectónicas, ya que sus excrementos ácidos provocan importantes niveles de corrosión en la madera y la piedra. Los bosques de La Alhambra se han convertido en refugio de algunas especies de aves que normalmente vuelan por Sierra Nevada, la Alfaguara y la Sierra de Huétor. En ocasiones, se han visto también aves migratorias que se dirigen hacia África o Europa utilizando sus garrigas como parada migratoria. La causa fundamental está en la existencia de abundante alimento debido a la vegetación y a los restos de comida que dejan los visitantes.

Asimismo es también refugio y hábitat de más de 300 especies de vertebrados que encuentran un lugar donde vivir, refugiarse y reproducirse en tiempos de temperaturas extremas. Ejemplo de ello es la ardilla roja y otros animales como gatos, erizos, ratones de campo o topillos, incluso se producen incursiones ocasionales de zorros procedentes del Cerro del Sol y del Parque Periurbano del Generalife. Entre los reptiles y anfibios, destacan el lagarto ocelado y la lagartija colilarga así como algunas culebras, en especial la de escalera, pero en cantidades mínimas, ya que no soportan bien la presencia humana. En cuanto a los anfibios, se encuentran en los jardines granadinos diversas especies de ranas y sapos, las primeras en los estanques, sobre todo de El Partal y el Generalife y los segundos en la totalidad de las zonas ajardinadas. Los peces forman también parte de la fauna granadina, en sus estanques existen comunidades de carpín dorado, especie de la familia de los ciprínidos originario de Asia, denominado también pez rojo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada